Crear una unidad de recuperación de Windows 10

¿Te preocupa que el sistema de archivos de Windows 10 se puedan  corromper? Desde virus a simples accidentes, los daños en el sistema de archivos pueden hacer que el PC falle en el arranque. Para ayudar a reparar cualquier daño que se produzca, Windows viene con la capacidad de crear una unidad USB de recuperación. Entonces, si tu sistema operativo se daña, puedes conectar esta unidad de recuperación y arrancar el equipo, mostrando un menú con varias opciones que puedes utilizar para ayudar a Windows volver a la vida.

Como tal, es siempre una buena idea, tener a mano una unidad de recuperación para cuando tu PC se ejecuta con algún roblema. Lamentablemente, no siempre tenemos este disco creado, por lo que es obvio lo primero que tenemos que aprender cómo hacer uno, cuando debes hacerlo y que necesitas. Este artículo cubrirá estos tres temas para que puedas crear su propia unidad de recuperación fácilmente dentro de Windows 10.

» Lo que necesitas

Dado su nombre, seguramente probablemente ya adivinaste que se requiere de una unidad USB. Para hacer una unidad de recuperación, Windows 10 tendrá que limpiar los datos que estén en el USB a utilizar, así que necesitarás uno que no utilices. En cuanto a cuánto  a la capacidad de memoria que el pendrive debe tener, puede variar de un ordenador a otro. Por ejemplo para unidades de disco de 32 bits vas a necesitar menos espacio que uno de 64 bits. En general, si  tienes un pendrive que tiene 16GB de almacenamiento o más, debería ser suficiente para crear una unidad de recuperación.

» ¿Cuando hacerlo?

Existe una respuesta fácil a esto; ¡el mejor momento es ahora! No hay ninguna desventaja a la creación de un disco de recuperación antes de tiempo. Como tal, siempre es ideal hacerlo tan pronto como sea posible. Así, si tu ordenador se daña, tendrás un medio esperando y listo para abordar el problema.

» ¿Qué pasa si mi PC funciona bien?

Puedes encontrar un poco extraño crear una unidad de recuperación cuando el ordenador está trabajando perfectamente. ¿No se podía hacer en su lugar la unidad después de que el PC ha sido dañado?
Desafortunadamente, la manera más fácil de crear una unidad de recuperación es mediante tu propia copia de Windows 10. Para ello necesitas ser capaz de arrancar en Windows 10, y no esperar hasta que Windows 10 esté dañado o no arranque. Por lo tanto, es mejor crearlo antes de que Windows 10 se encuentre con algún problema.

» ¿Hay otras maneras?

A veces se puede dar el caso de que vas a tener un sistema operativo corrupto y ningún disco de recuperación para arreglarlo. Usando tu propio sistema operativo para hacer un disco de recuperación es la forma más fácil como he mencionado antes, aunque definitivamente no es el único. Por ejemplo, puedes puedes utilizar un equipo diferente que ejecute Windows 10 para crear una unidad de recuperación. Lo único que tienes que asegurarte es que en el ordenador que lo hagas, sea del mismo tipo de sistema (32 o 64 bits) como el tuyo.

» Crear una unidad de recuperación

En primer lugar, acceder a la función de búsqueda de Windows 10. Puedes hacer esto haciendo clic en el botón Inicio y en el cuadro de búsqueda escribe crear una unidad de recuperación. Cuando aparezca una opción llamada Crear una unidad de recuperación, haz clic en él.

Una vez realizada la acción anterior, aparecerá la ventana principal del asistente para la creación de una unidad de recuperación. En la misma observarás que hay marcada una casilla de verificación llamada Realizar una copia de archivos de sistema en la unidad de recuperación. Es importante que la misma se quede así ya que te permitirá volver a instalar Windows a través de esta unidad, por si algo sale mal, por lo que es muy útil.

Aunque requiere algo más espacio de almacenamiento en la unidad (porque necesita que crear una copia de seguridad de los archivos del sistema), es algo que definitivamente vale la pena hacer.

Cuando hagas clic en siguiente, Windows tomará algún tiempo para calcular cuánto espacio se necesita. Cuando haya terminado, te indicará el espacio necesario para hacer la unidad de recuperación.

Recuerda que crear una unidad de recuperación borra todos los datos en pendrive, por lo que es recomendable que compruebes tu pendrive por si tuviese archivos importantes para ti, antes de crear una unidad de recuperación.

Una vez que enchufes la memoria usb y hagas clic en siguiente, el sistema tomará algún tiempo para formatear la nueva unidad. Una vez hecho esto, lo puedes utilizar para arrancar y acceder a acciones reparadoras especiales.

Una unidad de recuperación para Windows 10 es simple de hacer y muy útil para futuros problemas. Ahora ya sabes cómo hacer uno, cuando debes y lo que necesitas para crear uno.

(Visto 365 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *