Instalación de Windows XP

A diferencia de lo que ocurre con Windows 98, la versión XP no precisa de un disco de instalación (aunque se pueden generar, pero no es recomendable salvo que resulte imprescindible). De hecho, previamente a la instalación se produce la copia de archivos al disco duro buscando los beneficios que ya explicamos en la instalación de Windows 98.

Por ello, lo único que debemos hacer para poder instalar Windows XP es configurar la BIOS del sistema para que arranque desde el CD. Ni siquiera es necesario que particionemos y formateemos previamente el disco duro ya que, durante el proceso de instalación, se ofrece la posibilidad de realizar estas tareas.

Otro detalle que tener en cuenta es que si utilizamos un número de serie que ya esté asignado a algún otro usuario, corremos el riesgo de que el sistema se quede inutilizable tras la instalación, entrando en un bucle sin salida de carga y reiniciación espontánea del sistema.

» Preparación del disco duro

Al iniciarse la instalación, se produce la copia de los controladores necesarios para el proceso. Después, se le ofrece al usuario la posibilidad de instalar desde cero o reparar una instalación anterior.

Elegimos la primera de las opciones y pasamos a la pantalla de licencia. Al aceptar los términos del contrato, se nos muestra un listado con los discos duros disponibles y sus respectivas particiones, al tiempo que se nos ofrece la posibilidad de instalar en la partición seleccionada, eliminar y crear nuevas particiones.

Una vez que dejamos el esquema de particiones a nuestro gusto, seleccionamos la partición que instalar y confirmamos.

En el siguiente punto de la instalación se nos informa del tipo de formato que tiene la partición seleccionada. Si se trata de un sistema de archivos FAT32 podremos transformarlo (con o sin formateo) a NTFS, que es el sistema de archivos recomendado para los sistemas operativos basados en tecnología NT.

Después, como también ocurre durante la instalación de Windows 98, se realiza un examen del disco duro para confirmar que el sistema se instalará sobre un dispositivo estable.

» Instalación de archivos

Terminado el examen del disco, el programa de instalación reinicia el sistema, que automáticamente pasa a instalar los archivos de Windows. Durante este proceso, como es habitual en las instalaciones de herramientas de Microsoft, se nos informa sobre las virtudes del nuevo sistema.

Concluida la primera fase de la copia de archivos, se lanza el asistente de configuración, donde debemos seleccionar las opciones regionales y de idioma, especificar los datos de nuestro nombre (que no podemos dejar vacío, ni rellenar con el texto Administrador ni Invitado) y organización (con el fin de personalizar nuestro software y documentos), el número de serie, el nombre del equipo y la contraseña del administrador.

Después configuramos la zona horaria, la fecha y la hora para continuar inmediatamente con la instalación de los archivos.

» Asistente de configuración del archivo

Cuando termina la instalación de archivos, el equipo se reinicia nuevamente. Antes de iniciarse por primera vez, el sistema operativo debe configurar los últimos aspectos del equipo. Después de la típica pantalla de bienvenida, se ofrece la posibilidad de añadir nuevas cuentas de usuario, donde al menos debemos especificar el nombre de un usuario.

Si durante la instalación se detectó algún dispositivo de red (tarjeta de red o módem), también podremos configurar en este punto las características de la red a la que pertenecemos.

Finalizado este asistente, se inicia por primera vez Windows XP.

» Ultimos detalles

Aunque la versión XP de Windows viene equipada con un mayor número de controladores que sus predecesores (sobre todo para los dispositivos más modernos), es posible que, al igual que ocurría tras la instalación de Windows 98, parte de nuestro hardware no se haya instalado correctamente y tengamos que instalarlo nosotros mismos.

Para acceder al Administrador de dispositivos, pulsamos con el botón derecho del ratón sobre Mi PC y, en el menú contextual desplegado, pulsamos sobre la opción Propiedades.

En el diálogo Propiedades del sistema que aparece a continuación, pulsamos sobre la pestaña Hardware y después sobre el botón de comando Administrador de dispositivos, accediendo así al inventario de hardware de nuestro equipo.

Si algún dispositivo aparece remarcado, podemos reinstalar sus controladores sin más que pulsar sobre la opción Propiedades que aparece al pulsar sobre él con el botón derecho del ratón.

En el diálogo de propiedades buscamos la opción Reinstalar controlador y, tras pulsar sobre ella, seguimos el asistente.

Post Author: Nemo1

Nemo1La primera vez que se acercó en serio a un Pc fue en el año 1.995, y aprendió de forma autodidacta a utilizarlo, empezando por el mítico MS-DOS, y más tarde adentrándose en el mundo de Windows en sus distintas versiones.

El primer acercamiento con Internet comenzó en el año 1999, cuando Internet en España estaba aún en "pañales". Le sorprendió tanto que la información en español fuera tan escasa, que ese mismo año plasmó sus conocimientos informáticos en la primera página web que publicó, y desde entonces no ha parado.

Posee conocimientos sobre el entorno de Windows a nivel avanzado y de Linux a nivel usuario, utilizando en la actualidad la distribución de Ubuntu.

Se considera un mero aprendiz y sigue manteniendo un gran interés por la informática e Internet, manteniendo una mente abierta, y es un gran apasionado del software libre.