Las nuevas amenazas de Internet: El spam

Hace unos años, la amenaza más importante a la que se enfrentaban los ordenadores eran los virus, a los que posteriormente se sumaron los gusanos y los troyanos. En la actualidad, a estos tres tipos de software dañino hay que añadir otros programas, documentos o mensajes susceptibles de causar perjuicios a los usuarios de sistemas informáticos.

Este tipo de software se denomina malware, y bajo él se engloban el spam, spyware, adware, bromas, etc. En la práctica, cada una de las denominaciones existentes corresponde a elementos con determinadas características que empezamos a analizar en el presente artículo, y seguiremos explicando en sucesivas entregas.

El término spam se utiliza para referirse a mensajes no solicitados que se reciben en cualquier cuenta de correo electrónico. El daño que el spam provoca puede cuantificarse económicamente en horas de trabajo que se malgastan cada día en todo el mundo, ya no con la tarea de leer los mensajes spam, sino, simplemente, eliminándolos.

Pensemos en una red corporativa con quinientos puestos de trabajo a los que llegan, diariamente, diez mensajes de este tipo. Si debido a estos mensajes se pierden cinco minutos podemos calcular fácilmente el gran número de horas que cada trabajador dedica anualmente al spam. Además, si el contenido es lo suficientemente atractivo para que el usuario lea su contenido (o se conecte a alguna dirección de Internet que se indique en el texto) la pérdida de tiempo aumenta exponencialmente.

A los mencionados inconvenientes del spam se suman otros peligros añadidos. Aunque no sea lo más habitual, puede contener virus u otros códigos maliciosos, o direcciones de Internet que apunten a páginas web que estén preparadas para descargar (de manera no autorizada) algún tipo de programa en el equipo.

El spam tiene, generalmente, una serie de características que lo hacen relativamente fácil de identificar. Prácticamente en todos ellos se insta a la compra de algún producto utilizando unas palabras muy similares. De esa manera, un software especializado puede elaborar un determinado perfil del correo recibido para poder catalogarlo como spam y eliminarlo antes de que sea descargado en el cliente de correo electrónico, o en los buzones de los usuarios.

Existen sistemas de filtrado de contenidos (que pueden ser fácilmente configurados por el administrador o persona encargada de mantener los equipos informáticos de la empresa) capaces de detectar y borrar el spam.

Si además el sistema anti-spam está integrado en un software antivirus (como sucede en la nueva familia de soluciones que recientemente ha lanzado Panda Security), se neutralizan todos los peligros del spam.

Post Author: Panda Security

Panda Security es una de las principales compañías mundiales que crea y desarrolla tecnologías, productos y servicios de seguridad que mantienen las instalaciones informáticas de sus clientes libres de virus y demás amenazas informáticas con el menor Coste Total de Propiedad.
Para conseguirlo, Panda innova continuamente y trabaja en equipo internamente y junto con sus clientes, proveedores y colaboradores bajo los principios de la Calidad Total o Excelencia.