Troyanos: la epidemia silenciosa

Con demasiada frecuencia se escucha la frase “pues yo no uso antivirus y todavía no me he infectado nunca“. Tal vez hace tiempo esto podría ser posible, dado el escaso número de códigos maliciosos que existían. Sin embargo, hoy por hoy, y con una fauna vírica conformada por más de 70.000 ejemplares, es bastante difícil.

Un error habitual es pensar que los autores de virus tienen como objetivo únicamente borrar archivos de los discos duros en el máximo número de ordenadores posible. Cada vez con más frecuencia entran en la escena de Internet los ladrones cibernéticos, es decir, delincuentes especializados en realizar fraudes a través de la Red para obtener un beneficio económico.

Otro error es pensar que en nuestro ordenador no haya nada que pueda interesar a cualquier posible delincuente. Bien, ¿estamos seguros de que nunca hemos introducido un número de cuenta o de tarjeta de crédito en un formulario de Internet, aunque sólo fuese “por probar“?; ¿tampoco utilizamos ningún tipo de servicio online donde podamos consultar nuestro consumo de luz o teléfono y en el que pueden verse nuestros datos bancarios?; ¿acaso nuestro proveedor de Internet no tiene un espacio donde poder modificar nuestros datos personales?

Los ladrones cybernéticos conocen muy bien esta situación. Saben que la información que desean está al alcance de su mano, y que tan sólo hace falta la herramienta para extraerla. Esto podría parecer la parte difícil. Sin embargo, hace mucho tiempo que se inventó: el troyano.

A diferencia de los virus o los gusanos, y aunque hay excepciones, los troyanos no borran archivos, ni muestran ventanas con mensajes absurdos, ni siquiera envían mensajes de correo electrónico infectados. Y, pese a todo, un troyano puede robar todo tipo de información, o permitir el paso de cualquier indeseable a nuestro sistema, o incluso hacernos perder el control totalmente sobre las acciones que lleva a cabo nuestro equipo.

Además, los troyanos pueden servir a los delincuentes para utilizar nuestra conexión a Internet y así lanzar ataques desde nuestro ordenador. De esta manera, el destinatario del ataque únicamente detectaría que el daño ha sido originado desde el ordenador infectado, y no desde el del hacker. Esta técnica, utilizando ordenadores como puente, también puede llevarse a cabo encadenando varios sistemas, lo que hace aún más difícil la localización del atacante original.

Los troyanos no suelen emplear el correo electrónico para propagarse porque son mucho más sutiles. Muchas veces se esconden en descargas de programas desde Internet, o se instalan directamente en los ordenadores gracias a una vulnerabilidad cuando el usuario visita una página web.

Un dato a destacar es que, según los datos obtenidos por la solución antivirus online y gratuita Panda ActiveScan, en los últimos meses se viene observando un aumento de la presencia de este tipo de códigos maliciosos. De hecho, en agosto, siete de los diez virus que con más frecuencia se encontraban en los equipos de los usuarios eran troyanos.

Como conclusión puede decirse que confiar la seguridad de nuestros equipos únicamente al sentido común o la prudencia es, en estos tiempos, una temeridad. Si queremos estar seguros de que nuestros ordenadores no están siendo víctimas de ataques, la mejor solución es utilizar un antivirus adecuado y que se actualice al menos una vez al día.

De momento, si deseas comprobar si tu equipo ha sido infectado por algún troyano, puedes utilizar Panda ActiveScan. Después, tal vez cambies de idea sobre si necesitas o no un antivirus en tu ordenador.

Post Author: Panda Security

Panda Security es una de las principales compañías mundiales que crea y desarrolla tecnologías, productos y servicios de seguridad que mantienen las instalaciones informáticas de sus clientes libres de virus y demás amenazas informáticas con el menor Coste Total de Propiedad.
Para conseguirlo, Panda innova continuamente y trabaja en equipo internamente y junto con sus clientes, proveedores y colaboradores bajo los principios de la Calidad Total o Excelencia.