Camufla tus archivos

Para acceder al archivo camuflado abre la carpeta donde tengas el archivo camuflado y haz clic con el botón derecho en la opción Descamuflar. De esta forma se mostrará la ventana en la que tienes que introducir la contraseña (en caso de que la hayas introducido en el paso anterior, si no es así déjala en blanco) y pulsa sobre el botón Siguiente.

Si la contraseña es correcta (si la introdujiste al crear el archivo), verás una ventana en la que se muestra todo lo que hay dentro de dicho fichero.

En la primera línea se muestra el archivo “falso” y en la inferior podrás ver el archivo oculto. En el que si haces clic en él de modo que quede seleccionado y pulsando seguidamente el botón Siguiente.

Te aparecerá a continuación una nueva ventana en la que tendrás que seleccionar una carpeta de tu disco duro, donde se guardará el archivo. Una vez que lo hayas realizado, pulsa el botón Finalizar para terminar. Y si abres la carpeta donde ubicaste la extracción del archivo, lo podrás encontrar y leer con toda normalidad.

» Descamuflando varios archivos simultáneamente

Se puede descamuflar varios archivos a la vez seleccionándolos en el Explorador de Windows y escogiendo Descamuflar del menú de contextual.

Ten en cuenta que Camouflage sólo te permitirá hacer esto si todos los archivos están usando la misma contraseña, o si ninguno de ellos usa contraseña. Los contenidos de cada archivo son mostrados en la segunda pantalla, y los puedes descamuflar de la forma usual.

» Algunos consejos al usar Camouflage

Aunque funcionan bien, los archivos del texto no son recomendables para ser utilizados como camuflaje. Los archivos con extensiones .txt son usualmente abiertos con el bloc de notas por defecto. El bloc de notas exhibirá el archivo entero, incluyendo la sección encriptada camuflada, lo que podría revelar el juego.

La mayoría de las otras aplicaciones sólo abrirán su parte del archivo, e ignorarán el capítulo camuflado.

Ciertos archivos, por ejemplo, los archivos de Microsoft Excel, son a menudo modificados por su aplicación nativa cuando son abiertos por el mismo. Por lo que es recomendable que siempre hagas archivos camuflados de sólo-lectura. Esto impide a estas aplicaciones modificar el archivo camuflado y por consiguiente destruir la sección camuflada.

Ten cuidado al subir archivos camuflados (especialmente archivos de texto) a un sitio ftp. Muchas aplicaciones ftp auto-detectarán el tipo de transferencia, y subirán los archivos del texto como ASCII. Esto destruiría la sección binaria del archivo (la sección camuflada), así es que debes de asegurarte que al subir archivos camuflados siempre ajustas el tipo de transferencia en binario.

Ten cuidado de recordar tu contraseña si usa una. Si la olvidas no podrás abrir el archivo camuflado.



Post Author: Nemo1

Nemo1La primera vez que se acercó en serio a un Pc fue en el año 1.995, y aprendió de forma autodidacta a utilizarlo, empezando por el mítico MS-DOS, y más tarde adentrándose en el mundo de Windows en sus distintas versiones.

El primer acercamiento con Internet comenzó en el año 1999, cuando Internet en España estaba aún en "pañales". Le sorprendió tanto que la información en español fuera tan escasa, que ese mismo año plasmó sus conocimientos informáticos en la primera página web que publicó, y desde entonces no ha parado.

Posee conocimientos sobre el entorno de Windows a nivel avanzado y de Linux a nivel usuario, utilizando en la actualidad la distribución de Ubuntu.

Se considera un mero aprendiz y sigue manteniendo un gran interés por la informática e Internet, manteniendo una mente abierta, y es un gran apasionado del software libre.